Vídeos

Loading...

lunes, 31 de octubre de 2011

I.N.D.E.P.E.N.D.E.N.C.I.A.


Desde pequeña mi madre me decía: "Hija, has nacido tranquila, rebelde e independiente. Tranquila y rebelde porque después de romper aguas tardaste tanto en salir que los médicos tuvieron que usar los forces e independiente porque hasta la tarde del día siguiente estuviste sola, con las enfermeras, hasta que te trajeron a mis brazos". En aquella época no sabía si aquello era un cumplido. Yo lo aceptaba bien. Al menos sabía y sentía que podía valerme por mí misma en la vida. De hecho, casi nunca extrañaba cuando alguien me cogia en brazos, a medida que iba creciendo deje de pedir opinión sobre ciertos temas, me fui forjando una personalidad. Y cada vez retumbaban más aquellas palabras de mi madre, las cuales, ahora no son un cumplido, sino un defecto en mí, y aunque yo sigo pensando que esas cualidades son una virtud, cada día me estallán bombas diciendome que no lo son. Hoy, es uno de esos días. Esos días en el que la familia intenta seguir reteniendote, y tu tiras hacia el lado puesto intentando escapar, librarte de esos lazos que hay entre los padres y los hijos, esos lazos que hay que romper tarde o temprano. Los padres no quieren que se rompan, algunos hijos tampoco, otros los rompen por circunstancias de la vida antes de tiempo, en mi caso, ya se rompieron hace tiempo, solo que ellos no lo quieren reconocer. Aun no ven que soy demasiado independiente para seguir bajo lazos familiares, demasiado rebelde como para someterme a normas que no se ajustan a la personalidad que he labrado, demasiado tranquila para hacérselo ver. Nunca imaginé que las circunstancias de tu nacimiento marcaran tanto la personalidad de una persona. No sé si es casualidad o que tenía que ocurrir así. Pero, lo que sí sé, es que tal como describió mi madre: Soy una chica tranquila, rebelde e independiente.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Amigo mío...


"La amistad es algo, que atraviesa el alma"...según una cantante. Y lleva toda la razón, porque la amistad duele. Duele ver a un amigo llorar, duele verlo sufrir, duele verlo decir cosas horribles por culpa de su propio dolor interno, duele verlo intentar mostrar una sonrisa donde en realidad hay una lágrima, duele intentar animarlo sin éxito, duele verlo alejarse en la oscuridad de la noche, bajo la luz de las estrellas y el respaldo de la luna, huyendo de los problemas que lleva pegados a la espalda. Duele hacerle ver lo importante que es para ti sin éxito. Recordarle aquellos momentos en los que fue él quién estaba ahí cuando lo necesitabas, cuando nadie más podía ayudarte, sino sólo él, sólo tú. Amigo, hoy quiero decirte que gracias a ti he levantado la cabeza, he seguido adelante, que incluso estando mal me has escuchado, me has ayudado a ver los problemas desde otro punto de vista. Gracias a ti guardo momentos felices, esos cafés improvisados. Unas risas. Conversaciones que se extendieron a altas horas en el reino de la luna. Me acompañaste a mi primera "cita", estuviste ahí cuando terminó. Me aconsejaste muchas veces, cuando yo era la inexperta. Me defendiste de quienes me hicieron daño. ¿Aun no ves lo importante que eres? Si tu faltas, es como si me arrancaran un trozo de mi, de mi vida. Porque siempre estás ahí para lo bueno y para lo malo. No puedo verte sufrir, porque sufro contigo la misma pena que te aflige. Te tiendo mi mano, si quieres cogerla y asirte para salir de tu agujero negro, pero no se cuanto más podré, porque eres tu quien tienes que agarrarte. Una noche a las 3 de la mañana, no se cuando cerrare los ojos, tranquilos, sabiendo que estas en casa sano y salvo, durmiendo sin preocupación alguna, sin aflicción. Pero aquí estoy escribiendo estas palabras, las cuales no se si harán el efecto que pretendo, pero lo intento de veras. Termino diciéndote que "en cada sitio que estés, en cada sitio que esté, en las cosas que vives yo también viviré".

sábado, 27 de agosto de 2011

BFF


Tiempo dirá cuanto ha de durar nuestra amistad, Tiempo dirá quienes entraran y saldrán de nuestras vidas, quienes intentarán interponerse, quienes nos harán más fuertes entre nosotros. Tiempo es sabio, sólo hay que darle tiempo. Él hará ver a los demás que somos un alma en dos cuerpos, un corazón en dos almas, y aun así, independientes. Tiempo pondrá en su debido lugar todas las cosas. Tiempo hará que seamos más felices, mejores personas y, por lo tanto mejores amigos. Amistad es nuestro puente que reduce la distancia física y nos acerca sentimentalmente, para que nos sintamos uno cerca del otro. Para que podamos respirar el mismo aire desde dos puntos diferentes. Tiempo y Amistad se unen para unirnos bajo el mismo cielo. Cuando Tiempo traiga periódicamente a Luna, mírala y salúdala, pues desde aquí estaré mirando al cielo para recoger tu sonrisa y devolverte las buenas noches. Habrá quienes no entiendan lo que sentimos el uno por el otro con claridad, pero, sinceramente, me da igual, y sé, que opinas lo mismo. Porque nuestra amistad roza la perfección. Es comparable a la que hubo entre David y Jonathan, o la de Ruth y Noemí. Ellos fueron almas gemelas cuya amistad murió junto con ellos. Yo pido a Dios, que la nuestra perdure aun más allá, que nunca pase por el Hades, que en el mundo perfecto consigamos elevarla a la perfección.

TQ!! PITUFO

jueves, 18 de agosto de 2011

Quiero confesarme


Hoy quiero confesar que estoy enamorada. Enamorada de tus ojos claros. Enamorada de tu tierno corazón. Enamorada de tu sonrisa perfecta. Enamorada de tu perfecta imperfección. Enamorada de tus chistes. Enamorada de tu forma de ver el mundo. Enamorada de todo lo que eres tú.
Son varios los años que me han hecho ver en ti algo especial, y especial me siento cuando estoy a tu lado: feliz, como el niño que juega en brazos de su padre. Estar cerca de ti provoca dentro de mi ser un estado de felicidad incomprensible. Incomprensible es tu forma de hacer feliz a los demás. De cambiar el peor estado de ánimo con una simple sonrisa o un simple abrazo. Incomprensible es tu forma de ver más allá de la apariencia de una persona y poder ver su corazón, sus sentimientos. Incomprensible eres tu, porque eres especial y único. Eres original.
Sólo tu haces que un mal día cambie de color con tan solo dedicarme un par de palabras, como si de un mago que por arte de magia libera al mundo de su cruel maldad.
No se si algún día seré capaz de confesarte lo mucho que te aprecio, no solo como amigo, sino como alguien más especial. No sé si sólo es un sentimiento pasajero. Pero lo que si sé, es que pase lo que pase necesito tenerte cerca, para lo bueno y para lo malo. En el llanto y en las risas. Como hasta ahora siempre ha sido. Que la sinceridad y la verdad sea la base de nuestra amistad.
Podría seguir escribiendo sobre las muchas cualidades que hacen de ti esa persona tan especial, pero me faltarían vida y terabytes para ello.
Quisiera tener el valor de decirte todo esto. Pero, hay algo que me frena a confesarme. No sé o sí sé lo que es. Espero superar esa barrera algún día. Y en el caso de que no sintieras más que la hermosa amistad que llevamos hasta ahora, espero que esta no cambie de ninguna forma, sino que se haga más fuerte y poderosa, como las grandes montañas, como los fuertes ríos.
Quisiera decirte, que desde que nos conocemos, la vida tiene un significado diferente para mí. No sé que habría sido de mi vida si no te hubiera conocido, pero posiblemente, te inventaría si no existieras, tal y como eres. Con tus cualidades e imperfecciones. Porque todas en conjunto hacen de ti esa persona tan maravillosa que eres.

domingo, 24 de julio de 2011

Cuestion de principios, cuestion de conciencia

¿Qué hacer cuando sabes lo que tienes que hacer y no tienes, o piensas que no tienes el valor para hacerlo? No hago más que darle vueltas. Es como arrancarte una uña. No puedo quedarme callada, pues retenerlo para mí hace un daño mortal. Pero tampoco tengo el valor de denunciarlo, pues sería como perder dos uñas de dos dedos. Saber que hacer el bien por alguien exige un camino doloroso que recorrer no ayuda mucho. Tener que sufrir por el bienestar de alguien es lo más bonito que podemos hacer. Pero saber que ese sufrimiento será en vano, duele aun más. Saber que haces todo lo posible por salvar a una persona de vivir un infierno, y que esa persona no alargue su mano para recibir tu ayuda, es lo peor que se puede sentir en esta vida, y más cuando, al otro lado, otro intenta arrastrarla hacia ese infierno. No se puede tirar de dos personas, si la una no se suelta de la otra. No se puede salvar a una persona que no quiere salvarse, al menos si no pides la ayuda de otra, porque correrás el riesgo de caer con ella.

Sé lo que tengo que hacer, pero me falta el valor para hacerlo. También sé que he de hallar ese valor cuanto antes, pues la vida de una persona podría estar en juego.

jueves, 21 de abril de 2011

Gracias


Hoy quiero dar las gracias a aquellas personas que siempre me apoyan, me dan sus ánimos y sé que siempre están ahí para lo bueno y para lo malo. Aquellas, que te tienden la mano para levantarte cuando te caes o tropiezas. Aquellas que te dan una palmadita en la espalda para decirte sin palabras que has echo un buen trabajo. Aquellas que te sacan una sonrisa mientras cae una lágrima. Aquellas que te dan un abrazo para decirte lo mucho que le importas. Aquellas que al darte el abrazo no te dejan porque te echan mucho de menos. Aquellas que te llaman para darte los buenos días y desearte que ese día sea el mejor. Aquellas que te escriben simplemente para saber de ti. Aquellas que se preocupan cuando ve tus ojos nublados. Aquellas que con sólo una mirada saben que te ocurre. Aquellas que curan sin ser expertos en medicina.

A todas estas personas quiero decirles que siempre las llevaré en un rincón de mi corazón y que son lo más importante que hay en mi vida.

Gracias.

jueves, 14 de abril de 2011

Impotencia


Que impotencia siento cuando voy a levantarme y mis piernas no me responden. Impotencia cuando intento erguirme y caminar y las señales no llegan para dar la orden de levantar un pie. Impotencia cuando ni siquiera puedo sostenerme derecha. Impotencia cuando cualquier intento de movimiento se traduce en un intenso dolor que recorre desde mi cintura hasta el tobillo. Impotencia cuando necesito que alguien me sostenga para poder caminar, si es que arrastrar los pies se le puede llamar caminar. Impotencia cuando ni si quiera puedo agacharme para ponerme unos tenis sin que ese dolor vuelva a aparecer. Impotencia es ir al medico y que te diga que es psicologico, por estrés, y no te mande nada más que anti-inflamatorios y para casa porque soy demasiado joven para tener problemas de espalda. Impotencia siento cuando pienso que podria quedarme en una silla toda la vida si no me ayudan pronto.

domingo, 20 de febrero de 2011

Domingos



Una vez más llega el día más triste de la semana. Sólo depende de ti que sea fácil superarlo o...no.
Hay domingos, en los que el cielo gris te invita a quedarte pegadito a la estufa, hundido en el sofá, envuelto en esa mantita cálida, haciendo zapping o viendo una peli, por mala que sea, ya que un chocolate calentito te endulzará esa arropada tarde. Hay otros domingos, en los que al mirar por tu ventana, ves como la vida te sonríe y el cielo te invita a disfrutar del sol primaveral, paseando por la orilla de la playa, por el paseo, tomar un café con los amigos en una buena terraza, en fin disfrutar del cálido sol al aire libre. Otros domingos más calurosos no tienen más plan que pasar el día tostándote al sol junto al mar, ya sea sólo, con tus amigos o en familia, siempre mejor acompañado que sólo claro está. Pero, ¿y esos domingos cálidos que mencionamos antes? Esos que te invitan a estar con los amigos disfrutando del aire libre, los paseos, los cafés, las terrazas. Preguntareis que problema tienen. El problema surge cuando ese domingo en particular, te levantas con esas súper ganas de tirar el mundo y disfrutar a tope del día, aprovechar ese sol que tanto esperabas después de unos días de aguacero con los amigos. Hasta ahí todo bien. El problema surge cuando empiezas a llamar a media lista de contactos de tu agenda, y uno tras otro contesta: "Esta tarde imposible", "Ahora te llamo, que aun no sé que haremos" (y te contesta diciendo que están muy cansados), "Acabo de llegar a mi casa y estoy para ducharme y tirarme al sofá", y así unas pocas respues más, y el día se te hace eterno encerrado en tu casa, pegando botes por no coger el camino tu solo, porque en realidad quieres pasarlo con tus amigos y no sólo. Y así pasan las horas, hasta que al caer el sol. Alguien llama diciendo que va a ir a verte para luego salir a molestar a otro. Entonces, el día vuelve a sonreirte y aunque ya el sol a caído, podrás hacer lo que te pedía el cuerpo...pasar un rato con alguno de tus amigos.

Que paséis buenos domingos!!

sábado, 1 de enero de 2011


Quisiera desaparecer. Me siento acorralada y no sé qué hacer. Sólo sé que ser feliz es mi deseo. Si pudiera cambiar el pasado, eliminaría el día en que te conocí y así, ahora no tendría que sufrir. El amor para mí sólo fue un juego en el que todos vieron el final, y que yo no quise ver. Pero un día me quité la venda, y ví que no llegabamos a ninguna parte. Estaba sufriendo sin tener por qué. Ahora, sigo sufriendo aunque no estas a mi vera, porque aun me siento acorralada, como si tuviera que huir siempre de alguien que me hizo sufrir. Huyo de tí, porque eres el sufrimiento en persona y no quiero más, no puedo más.

Olvidame


Hoy no me quiero levantar, sé que te veré y ya no puedo más. No, no me quiero encontrar con esa persona que me hacía llorar. Toda la noche sin dormir. En mis sueños apareces, convirtiéndolos en pesadillas y no puedo huir. Sólo quiero ser feliz, aléjate de mí. Vete, vete de mi vida, vete de aquí. Si aún me quieres toma tu camino y quítame de tu vida. Por que sólo conseguirás que sufra más de lo que ya estoy sufriendo.