Vídeos

Loading...

jueves, 26 de julio de 2012

Hoy ahogo un adios...

Hoy, en pleno verano, el cielo se torna gris, triste, para acompañar a mi corazón en un profundo lamento que  parece no tener fin. Hoy es el día en que debo decir adios a una de las personas más importantes de mi vida,  mi amigo, mi hermano. Hoy recuerdo nuestra infancia. Los veranos en la orilla de nuestro río cazando cangrejos. Las noches en las que me contabas historias de terror para no dejarme dormir. Las mañanas que llegabas a mi casa temprano, casi aun de madrugada, te acostabas junto a mi madre sin poder dormir. Inquieto te ibas al salón y te quedabas viendo la tele, despertándonos a todos. Entre los recuerdos vuelvo a mirar al cielo gris, más espeso, más amenazador. Parece un fiel espejo capaz de reflejar el interior del corazón. Parece que pronto empezará a llorar, gemir y lamentarse por tu pérdida. A mi ya no me quedan lágrimas que derramar. Pero esta noche, el cielo lo hará por mí. Y yo saldré a empaparme de sus lágrimas a ahogar el recuerdo de nuestro años felices. Ahora sólo pido que el tiempo y la razón actúen rápido, para que vuelvas a mi lado, para que vuelvas a ser el hermano que siempre fuiste, para protegerme de mis temores y miedos, de mis enemigos. Aun recuerdo el día que huía del amor, cómo me recogiste y me apoyaste. Y mis últimos recuerdos, más recientes, cuándo te alzabas pichichi entre los demás. Acabo de cumplir mi palabra, empapada en lágrimas de cielo te digo, no adiós, sino un hasta pronto. Porque confío en que vuelvas con los tuyos. Ya sólo me queda decirte que te quiero, y que siempre te llevaré en mi corazón esperando volver a verte. La lluvia ha convertido mi dolor en un recuerdo. No tardes en volver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario